Shopping Cart

0

Your shopping bag is empty

Go to the shop

4 Errores comunes que podrían arruinar tu carne antes de ponerla a cocinar en la parrilla.

By :Jayson Pastor 0 comments
4 Errores comunes que podrían arruinar tu carne antes de ponerla a cocinar en la parrilla.

Desde aliñar en exceso hasta sobrecocer la carne, hay varios errores que puedes cometer que arruinaran tu exquisito corte de carne. Antes de ponerla en la parrilla, asegúrate que no estas a punto de de dañar tu suculenta comida con alguno de estos clásicos errores:

1. No lo aliñaste adecuadamente

La sal en exceso hace daño. Sin embargo, para que un corte de carne esté en su punto quedando perfecto en cuanto a su cocción y ser de excelente calidad, debe tener sal suficiente, para que esté sabroso, pero eso sí, sin excederte. 

Nuestra sugerencia es que además de sal, le pongas pimienta, un aliño clásico de la mesa chilena, pero al que no estamos tan acostumbrados cuando hacemos asados.

2. Lo sobrecociste

Decir que el punto de cocción es un asunto de gustos es admitir que cualquier preferencia que los humanos podamos imaginar es “válida”, pero entonces ¿cuál es el límite?.  Que te guste comer suela de zapatos ¿es un tipo de gusto?.

El objetivo de asar un corte de carne es gozar. Tiene que tener rico gusto y ser agradable de masticar y tragar. Si fuera solo por alimentarnos, hay otras formas de hacerlo, pero créenos que cuando pruebes un corte de carne de Gourmeats no pensarás así.

Asar cualquier corte de vacuno más allá del término “A punto” (lo más crudo es a “la inglesa”, después “punto medio o jugoso” y luego viene “a punto”) es un error. Si es por accidente se perdona, pero sí es intencional hay un problema de paladar muy poco desarrollado. 

Lo recomendable, es el punto en que la carne queda mejor es “Punto Medio”, que es bien rojo y jugoso, y en segundo lugar podría ser el tipo de carne “A Punto” que es más color café en el interior con una delgada línea más rojiza al centro, pero de poca jugosidad. 

3. La parrilla no estaba muy caliente

Si la parrilla no está muy caliente la carne se pega y es difícil de mover, o peor, logras moverla pero se despedaza. Si tienes un trozo grande de carne y la parrilla no está muy caliente, el sellado que le des al corte va a ser débil, lo que no logrará que se vea tan atractivo como es posible, y si es un bistec se va a hacer más lento de lo que debería y va a tener que estar más tiempo del necesario en la parrilla, con lo que se endurece. 

Si tu parrilla es de carbón, preocúpate de ponerle bastante, mejor pasarse a que falte, y sólo pon la carne una vez que esté bien prendido (ceniza blanca sobre el carbón). Si tu parrilla es a gas, precaliéntala con la tapa cerrada 10 minutos antes de empezar a parrillar. 

4. No la dejaste reposar

Esto es bien típico de ver. La persona saca la carne y la empieza a cortar inmediatamente, y uno ve como el jugo se chorrea por la tabla. Eso no es lo adecuado, ya que al no dejar que la carne repose unos 5 minutos después de sacarla de la parrilla prácticamente garantizas que no va a estar jugosa.

Deja la carne 5 minutos en la tabla y no la toques. Por dentro se seguirá cociendo unos pocos grados más, así que no estará fría. La parte de afuera si se va a entibiar, lo que puedes evitar tapándola con papel aluminio. 

Tags :
categories : Gourmeats Blog

Leave A Comments

Related post